Les sacs de luxe les plus vendus

 

Sacs De Luxe Sacs de luxe femme en ligne, replique sac de luxe, replique sac a main

Produits Phares
Hermès Kelly 32CM K2832 grand Noir Sacs à main Togo cuir de vachette Or matériel
Hermès Kelly 32CM K2832 grand Noir Sacs à main Togo cuir de vachette Or matériel

719.97 239.99


Fendi Sacs Boston 55208 BL THE WAY Vin rouge Sacs à main Cuir de vachette de crocodile de haute qualité Argent matériel
Fendi Sacs Boston 55208 BL THE WAY Vin rouge Sacs à main Cuir de vachette de crocodile de haute qualité Argent matériel

695.97 231.99


Prada sacs fourre-tout BN2274 grand Lemon Jaune Sacs à main Saffiano cuir de vachette
Prada sacs fourre-tout BN2274 grand Lemon Jaune Sacs à main Saffiano cuir de vachette

527.97 175.99


Dior Miss Sacs 6357 Rose Sacs à main Cuir de mouton Argent matériel
Dior Miss Sacs 6357 Rose Sacs à main Cuir de mouton Argent matériel

527.97 175.99


Louis Vuitton Monogram Multicolore M93212 Blanc Sacs à main Sharleen PM Cuir de vache naturel
Louis Vuitton Monogram Multicolore M93212 Blanc Sacs à main Sharleen PM Cuir de vache naturel

575.97 191.99


Givenchy Sacs à main 9981 Noir Sacs à main Cuir de vachette Or matériel
Givenchy Sacs à main 9981 Noir Sacs à main Cuir de vachette Or matériel

647.97 215.99


MCM Stark moyen Stud K4858 Blanc Sac à dos Toile enduite cuir de vachette
MCM Stark moyen Stud K4858 Blanc Sac à dos Toile enduite cuir de vachette

647.97 215.99


Dior Lady sacs 8042 Mini Lomon Jaune Sacs à main Cuir de mouton Argent matériel
Dior Lady sacs 8042 Mini Lomon Jaune Sacs à main Cuir de mouton Argent matériel

455.97 151.99


Louis Vuitton Damier Azur Toile N42221 Beige Sacs à bandoulière Cuir de vache naturel
Louis Vuitton Damier Azur Toile N42221 Beige Sacs à bandoulière Cuir de vache naturel

623.97 207.99


Givenchy Sacs à main 9981 grand Blanc Sacs à main Cuir de vachette lisse Or matériel
Givenchy Sacs à main 9981 grand Blanc Sacs à main Cuir de vachette lisse Or matériel

527.97 175.99


Céline bagages fourre-tout 88032 Sourire Blanc noir Sacs à main Cuir de vachette lisse véritable
Céline bagages fourre-tout 88032 Sourire Blanc noir Sacs à main Cuir de vachette lisse véritable

767.97 255.99


Hermès Lindy bag 6208 Rose Sacs à main Strie Litchi cuir de vachette Argent matériel
Hermès Lindy bag 6208 Rose Sacs à main Strie Litchi cuir de vachette Argent matériel

695.97 231.99

beegkeezmoviesxhamsterxvideosredtuberubias19maduraszorrasxxxvideosxxxxxxvideosvideos pornoxnxxtube8youjizzyoupornmuy zorraspetardasporno caseros gratisvideosxxx

Una orgia terrible

– ¿A quién vas a follarte con más ganas? –me preguntó mi amigo Ramón ante la puerta de la mansión en la que íbamos a organizar una macro-orgía aquel fin de semana.

– No conozco a todas las mujeres –dije dubitativo y añadí con una sonrisa perversa- pero quizá estoy obsesionado con tu mujer.

– Pues disfrútala macho, porque yo pienso darme un buen lote con la tuya.

Había que dejar todo escrúpulo para asistir con tu propia esposa a una orgía, y así me lo había advertido todo un experto en ese campo: sí piensas demasiado en lo que está disfrutando tu mujer con otros hombres durante una orgía o eso te causa celos, serás tú el que no disfrutes.

beeg
keezmovies
xhamster
xvideos
redtube
rubias19
maduras
zorras
xxx
videosxxx
muy zorras
petardas
youjizz
videosxxx
xxxvideos
videos porno

Solos en casa de mis suegros

No hay nadie en casa: mis papis llegarán muy tarde, y estoy dispuesta a que hagas conmigo lo que gustes. Mi uniforme está tirado a un costado: estoy desnuda, solo con mis medias de colegiala, mis gruesos lentes y luciéndome para ti abierta de piernas, acostada, con mi carita de nena y mis trencitas; como a ti te gusta verme,… toda una zorrita:

….¿Así te gusto, Profesor Chávez?,…¡aaahh!,… -te digo jadeante, excitadísima de estar desnuda ,mostrándome toda frente a ti, contorsionándome en el suelo de mi dormitorio, frente a la silla desde donde me clavas tu mirada-,… mírame, profesor Chávez,… ahhh!,…

No me respondes: sólo me miras,… mmmm,… con esos ojos hipnóticos, con esa sonrisa enigmática que me estremece toda,…. mmmm,…. Ohhhhh!,…. Todo en ti me gusta y me enloquece: tu barba candado, tu porte, tu cuerpo musculoso, tus canas incipientes,….. oooohhhh!!!,… ¡me mojooooo!!!!,… ¡casi no aguanto: me contorsiono desesperada en el piso, esforzándome para tratar de enterrarme el consolador con el que me penetro mi ano adolescente, sólo para tiiii!!!,… ¡NO ME IMPORTAN MIS LÁGRIMAS NI QUE MI ROSTRO SE CRISPE DE DOLOR: SÓLO QUIERO QUE ME MIRES ASIIII!!!!!,….¡AHHHH!!!!!

….¡Dime que así te gusta verme, Profesor!!!,…¡aaahh!,… ¡AAAAHHHH!!!! –te suplico mientras convulsiono frente a ti, con mi concha mojada por completo, alzando las caderas y mostrándote mi culo blanquísimo y mi ano enrojecido-, ¿quieres más?, ¿quieres mássss?,… ¡ahhhh!!,….¡pídeme lo que quieraaaaas!!!,… ahhh!,…

Me detengo por un instante azorada: casi siento sobre mi cola tu aliento; mis tetitas de beba están paraditas y vibran. Soltando gemidos, casi rompiendo en llanto, me saco lentamente ese pedazo de plástico duro que separaba mis nalgas por completo. Lo dejo a un lado, mientras todo mi cuerpo se estremeces, hasta casi llevarme al desmayo: mi ano dilatado y enrojecido palpita sin control frente a ti mi amor,… Tomo mis piernas por mis tobillos y te lo enseño excitada: te muestro mi ano lacerado y sangrante, frente a tus ojos, profesor. Mírame a mí y no a esas putas del equipo de gimnasia del cole, Profesor.

Nadie estará en casa en muchas horas, profe querido, y quiero darte más goce enfermo. Tomo el cartón de leche que traje de la refri y lo abro. Alzo mis piernas hacia el techo y con esfuerzo apunto a mi cola: ¡¡¡DIOS; me estremezco con un gozo loco al sentir el chorro helado, pegando contra mi ano abrazadooo!!!!, ¡casi me quedo sin respiración, mientras la leche fría llena mi agujero dilatado, rebalsándolo y recorriendo mis nalgas,…

…¡Te amor, Profesor Chávez, TE AMOOOO,…AHHHH!!!!,…

Contraigo mi agujero y río pícaramente, mientras hago salir el líquido de dentro de mí a borbotones, disfrutando el mostrarme ante ti como una nena enferma y depravada, dispuesta a todo, y esperando el más mínimo deseo tuyo para cumplirlo de inmediato.

Pero tú no me dices nada: desde el anuario del cole, tu foto me mira, mientras me pongo en cuatro y me clavo de nuevo el consolador entre las nalgas, dolorosamente, arrancándome gemidos de dolor y de placer; así quiero que me veas y me tengas siempre: ya no quiero que me veas como la tímida tontita de la clase,…

beeg
keezmovies
xhamster
xvideos
redtube
rubias19
maduras
zorras
xxx
videosxxx
muy zorras
petardas
youjizz
videosxxx
xxxvideos
videos porno

Un strapon olvidado en el hotel

Mi marido y yo llegamos a Valladolid casi al anochecer. Cuando entramos a la habitación del hotel decidimos ducharnos y descansar, y no dar un paseo por la ciudad tal y como hacíamos en otras ocasiones que llegábamos a ciudades que aún no conocíamos. Tras unos minutos en la estancia deshaciendo el equipaje pasé a hacer lo que más me gusta cada vez que llego a un hotel, que no es otra cosa que registrar todos los cajones de los armarios y mesas de la habitación por si algún otro huésped había olvidado algo anteriormente. No sabía exactamente porqué lo hacía, pero alguna vez encontré algún libro, o unas monedas sueltas, quizá una foto… Sin embargo aquella vez en el hotel de Valladolid y precisamente en el último cajón en el que me quedaba por mirar, el de una de las mesitas de noche, tuve un hallazgo muy curioso.

Había oído hablar de aquellos objetos, pero nunca había tenido uno en mis manos. Lo cogí entre mis manos en el preciso instante en que mi marido salía del baño con una toalla enrollada en la cintura.

– ¿Qué es eso? –preguntó.

– Estaba en el cajón. Acabo de encontrarlo; alguien hospedado ha debido olvidarlo –dije.

– ¡Menudo aparato! – exclamó mi marido sonriendo- Es casi el doble que la mía.

Yo me ruboricé y solté inmediatamente el aparatito en cuestión en el mismo lugar de donde lo había sacado.

– ¿Cómo llaman a ese cacharro Andrea? –me preguntó- ¿Arnés, polla portátil…?

– Strapón, lo llaman estrapón. –dije.

– ¡Qué bien lo sabes!

– Leo cosas…

-¿Y qué cosas lees? –me preguntó insinuante mientras se sentaba junto a mí en la cama y me abrazaba por la cintura.

No respondí, estaba cansada y no tenía muchas ganas de juegos, al contrario que mi marido que siempre tiene ganas y sobre todo cuando salimos de viaje.

– Me gustaría saber que tipo de tía zorra disfrutó con este juguete –comentó mi marido.

– ¿Y por qué habría de ser una mujer? ¿Es que no pudo ser un hombre?

– ¡Vamos, vamos querida, un hombre tendría que ser muy maricón para meterse eso!

– No tendría que ser muy maricón, habría de tener ganas de experiencias singulares, nada más. Además, se lo tendría que meter por el culo, ¿o es que sólo se puede penetrar el culo a las mujeres? -pregunté finalmente.

– ¿Te gustaría probarlo a ti? –me preguntó interesado mi marido.

– No –le dije- esa no es la cuestión. El asunto es si te gustaría probarlo a ti, porque yo ya se lo que se experimenta cuando una polla entra en mi ano.

– Sí, lo sé, y lo experimentas muy ricamente –dijo él con algo de lascivia, refiriéndose sin duda a las decenas de veces que me había sodomizado.

Intentó después cambiar de tema, pero yo fui directamente al ataque, empezando a excitarme la idea de amarrarme aquel strapon a la cintura y ser yo “el macho” que enculase a mi marido. Él lo advirtió, se dio cuenta de que me apetecía hacer aquello, y se da la circunstancia de que mi marido raramente me niega un capricho.

beeg
keezmovies
xhamster
xvideos
redtube
rubias19
maduras
zorras
xxx
videosxxx
muy zorras
petardas
youjizz
videosxxx
xxxvideos
videos porno

Una mamada antes de ir a dormir

Son casi las once; debo apresurarme: no quiero que mi celular empiece a sonar,.. no quiero que me pregunten por qué llego tan tarde. Mientras él paga el taxi en el que amablemente me trajo a casa, me apresuro a abrir suavemente la puerta de calle de la casa; todo mi cuerpo vibra sin control,… no quiero perder ni un segundo. Después de tratar de no hacer ruido, y tras verificar que nadie se había dado cuenta de mi presencia, sonrío satisfecha; escaleras arriba, mi familia duerme,… es perfecto.

Con un gesto con la mano, le digo que se acerque. ¡Jimmy es tan atento conmigo!; desde que llegó a la tienda donde trabajo, me complace en todo, y por eso no fue difícil convencerlo. Entrecierro la puerta de la calle tras de él, y regalándole una amplia sonrisa, me pongo de cuclillas frente a Jimmy; ya nada me preocupa, no tengo miedo: escaleras arriba reina el silencio.

Con suma delicadeza le abro los pantalones y los dejo caer frente a mí: …¡mmm!, tienes unas piernas velludas y musculosas! Alzo la vista y disfruto cómo me mira mientras extraigo de sus calzoncillos, con ambas manos, su pene; ¡es maravilloso!!, largo, nervudo, de cabeza grande, rosada y palpitante, una durísima y muy tiesa vergaaaa!!!,… y su olor,… ¡ohhhh,… mmmm!!!,… su olor a macho joven en celo me enloquece!!. No voy a esperar ni un instante más: después de tanto tiempo, iba a gozar de una buena verga.

Como una hambrienta me la meto completa en la boca: ¡qué gustooooo!!!, ¡la ensalivo por completo dentro de mi bocaaaa!!!, ¡DIOS, CÓMO CRECEEE!!!! No paro de suspirar y gemir agitada: siento con loco placer cómo su pieza se vuelve más y más gruesa dentro de mi boca, obligándome a abrir más la mandíbula para que entre toda, ¡cómo extrañaba atragantarme hasta ahogarmeeee!!!!

Jimmy jadea y suda, mientras yo no paro de suspirar con más fuerza a cada instante: ¡mi concha está rebalsando sus jugos como nunca!! Deseo que este momento dure horas de horas, pero no puedo: el tiempo es corto y quiero hacerle explotar la verga a Jimmy, ¡ahora!; ¡me vuelvo una demente: comienzo a mamársela a toda velocidad, como una poseída!!. Contraigo su verga tiesa con mis labios, aprisionándola, mientras me abro la blusa del uniforme, me desabrocho el brassiere y saco al aire mis pechos enormes y rebosantes; ¡me enloquece mamar una verga y masajearme las tetas a la vez! Mi saliva chorrea por mi barbilla, mientras siento cómo su deliciosa pieza palpita dentro de mi boca; ¡quiero más verga, MÁS VERGAAA!!,…

La deseo ensartándome por la raja, por el culo,… pero no hay tiempo: debo terminar cuanto antes. La saco de mi boca por un momento y se la comienzo a masturbar con mis tetas: ¡ESTOY QUE ARRRDOOOO!!!!, ¡su pieza caliente y ensalivada se desliza por entre mis grandes tetas deliciosamente!!!, ¡el corazón parece saltárseme del pecho!

…¡Ahhh!!!,… -, exclama Jimmy, mi joven y jadeante compañero de trabajo, anunciándome que está a punto de explotar.

Acerco mi boca desesperada a su verga, justo cuando descarga toda su marea de semen sobre mi boca, mis pechos y mi cara, ¡DIOS, mis bragas se inundan: estoy teniendo el mejor orgasmo de ni vida!!! Jimmy está casi sin aire, pero no me importa, ¡se la lamo hasta las bolas, tragándome hasta la última gota de su caliente lechada, como si la necesitase para vivir!!!! Me incorporo chorreante jadeante y agitada, y trato de que mi desbocado corazón pare en su loca carrera descontrolada. Saco una toalla de papel de mi cartera y comienzo a limpiarme la cara y el rostro de leche, ¡pero su olor penetrante me descontrola! Sin decirnos nada, Jimmy se retira en silencio; está feliz, pero ni siquiera se acerca a como me siento yo: estoy dichosa, anhelando mañana verlo en la tienda, y a ser posible,… repetirlo otra y otra vez,…

Me visto de nuevo y subo las escaleras en silencio; hace frío, ya son las once de la noche y debo abrigarme bien: no quiero pescar una gripe. Abro la puerta de mi departamento y callada me dirijo al dormitorio; me acerco a la cama: mi marido duerme a pierna suelta. El silencio de la habitación de junto me dice que mis dos hijas también lo hacen. Mientras me siento al borde de la cama y me desvisto, me echo un poco de colonia en el rostro y sobre mis pechos, para disimular el olor a semen en mi piel. Podría bañarme, pero es muy tarde: con mis 6 meses de embarazo, no es aconsejable que tome una ducha tan tarde.

beeg
keezmovies
xhamster
xvideos
redtube
rubias19
maduras
zorras
xxx
videosxxx
muy zorras
petardas
youjizz
videosxxx
xxxvideos
videos porno

En el cine con mi cuñada y mi novia

– Nena –dije a mi esposa susurrándole al oído- deja eso o tu hermana se va a dar cuenta.

– Imposible –me respondió ella a mí- está muy distraída con la película.

Estábamos en el cine, mi mujer, mi cuñada y yo; mi esposa sentada a mi derecha y mi cuñada a la izquierda. La escena que contemplábamos en ese momento era casi pornográfica, enmarcada en una película declaradamente erótica a cuya proyección entramos sinceramente sin saber muy bien de qué iba el argumento. Felicia, mi mujer; se calienta con cualquier cosa y se giró hacia mí para besarme y seguidamente, sin preocuparse demasiado de disimular, empezar a bajarme la cremallera del pantalón.

– Tú hermana nos va a ver.

– No, se le cae la baba viendo como ese cabrón se cepilla a la recepcionista del hotel y a la camarera de habitaciones.

– Pero si la tengo sentada a diez centímetros de mí –repliqué.

Mi mujer ya había metido su mano por mi bragueta e inevitablemente mi polla reaccionó. Aún el abrigo me tapaba las piernas y eso sería lo que nos salvase de ser sorprendidos por Aurora, mi cuñada.

Aurora acababa de separarse de su marido y estaba en ese proceso tan duro de aceptar lo que es el abandono, por eso mi mujer y yo llevábamos intentando animarla desde hacía unas semanas pero sin demasiado éxito: casi había caído en una depresión. Invitaciones a comer, paseos por el parque, salidas a pubs y nos quedaba ir al cine.

Tenía la verga completamente tiesa y aunque un poco temeroso ante la presencia tan cercana de Aurora, deseaba rabiosamente que mi mujer no dejase de acariciarme el palo y diese comienzo a esas pajas tan ricas que ella sabía hacerme. En la pantalla un espectacular trío de un macho con dos hembras, imagen de la que ni Aurora, ni Mirian, ni yo apartábamos la mirada. No sé qué tipo de incomodidad hizo que mi cuñada se revolviese y acomodase cambiando de postura en la butaca. Me sobresalté un poco con su gesto, pero de paso aproveché para estirarme en mi asiento y extender mis piernas, todo por facilitarle la tarea a mi mujer, que ya había extraído mi pene de debajo del slip.

Mirian me la estaba meneando decididamente, oculta la tarea ya lo he dicho por mi abrigo. Le dije al oído que no parase hasta el final y reaccionó a mis palabras dándole un ritmo mayor a la masturbación, tanto que difícilmente dejaba de apreciarse a simple vista un movimiento rítmico bajo el abrigo. Me giré disimuladamente hacia mi cuñada para cerciorarme de que seguía inmersa en la película, cuyas imágenes por cierto de aquel elegante trío de un hombre con smoking y dos rubias preciosas, hacían subir la temperatura de la sala y por supuesto de los espectadores, entre los que nos encontrábamos nosotros tres. Digo que miré hacia mi cuñada y me di cuenta para mi congoja que tenía la vista clavada en lo que me hacía mi mujer, o más bien en lo que pudiera estar ocurriendo bajo el abrigo. Me asusté y quise parar, pero no era la intención de mi mujer detenerse, que habiéndose dado cuenta de que su hermana observaba, dijo “deja que mire”, a lo que después Aurora replicó que íbamos a manchar el abrigo. Desde luego quería ver en profundidad. Con algo de vergüenza retiré el abrigo y después pasé un brazo por encima de los hombros de mi mujer. No me atreví a hacer lo mismo con mi cuñada, cosa que me hubiera gustado.

Nunca consideré atractiva a mi cuñada, pero desde aquella anécdota todo cambió. Aurora sacó unos pañuelos para limpiarme el esperma ella misma y lo hizo con delicadeza mientras yo continuaba con los ojos entornados de puro éxtasis. Lo que no entendí muy bien fue porqué mi mujer hizo aquello en presencia de su hermana.

beeg
keezmovies
xhamster
xvideos
redtube
rubias19
maduras
zorras
xxx
videosxxx
muy zorras
petardas
youjizz
videosxxx
xxxvideos
videos porno

Follando una tarde aburrida

Acababa de salir del trabajo y llegar a casa. Esta súper cansada, la verdad es que era uno de esos días que no se te apetece nada, excepto darte una ducha y tirarte en el sofá para no ver nada en la tele…

Dejé la ropa en mi habitación y me dirigí al baño. Abrí el grifo de la ducha para que corriera el agua corriente. Acabé de desnudarme y me metí en ella. Cerré la mampara tras de mi y apoyé mis manos en la pared, dejando que el chorro de agua caliente se deslizara por mi cabeza y el resto del cuerpo, relajándome de toda la tensión acumulada, era un sensación muy agradable, pero entonces, escuché la mampara abrirse.

Simulé no haberla escuchado. Iván había llegado a casa, pero no le había escuchado. Yo, seguía apoyando mis manos en la pared, con la cabeza baja, sintiendo el agua resbalar por mi piel. Volví a escuchar la mampara, cerrándose, y le sentí a él.

Colocó sus manos por mi cintura. Mi espalda, por mi cintura, por mis pechos. El tacto del jabón, el calor del agua, el vapor… Menudo clímax se creó en un momento y sin decir una palabra.

Sus labios en mi nuca, sentir su lengua sobre mi piel, mezclándose con el agua de la ducha. Una combinación perfecta.

Puso jabón en sus manos y comenzó a acariciarme y enjabonarme con él por todo mi cuerpo. Muy suavemente, dando pequeños círculos, me iba enjabonando la espalda, los hombros, los pechos, con esto se llevó un poco mas de rato. Iván estaba detrás de mí, y sus manos abarcaban mis pechos que con mucha suavidad, me los acariciaba, me los agarraba con poco éxito, pues el jabón y el agua se lo impedían. Se me acabó el cansancio en un momento, de pronto, quería más y mi hombre, me leyó el pensamiento. Agarró una de mis piernas y la apoyó en el borde de la bañera, entonces sentí su polla apretándome, sabía lo que venia ahora y me encantaba… Entonces él, se abrió camino en mí hundiendo su polla dentro de mí.

Sus manos en mis caderas, hacía que yo saliera y entrara a su antojo. El agua cayéndonos a los dos desde arriba.

La respiración a mil.

Su mano en mi cara, girándome hacia él para besarme en la boca.

¡Dios, que polvazo!

Cuando terminamos nos reímos, aquello fue una manera muy improvisada de darle a una tarde aburrida, un toque de frescura y diversión.

Me gustó tanto que me hizo desearle durante todo el día así que al poco rato, mientras él terminaba unas gestiones en el ordenador, yo, sin decirle nada, le aparté un poquito y me coloqué entre sus piernas.

El me dijo, “estas loca”, yo le contesté, “si, por ti”, y se la saqué para hacerle una fantástica mamada, de esas que de vez en cuando hacemos las mujeres cuando estamos agradecidas con nuestros hombres por ago.

Yo lo estaba con él porque era un amante fantástico y mejor compañero, así que se la hacía desaparecer en mi garganta y la sacaba para darle pequeños besitos alrededor de su glande, intercalando estas caricias con otras hasta llevarle al clímax de nuevo y dejarle que se corriera en mi boca.

Desde luego que, aquella tarde fue fantástica.

beeg
keezmovies
xhamster
xvideos
redtube
rubias19
maduras
zorras
xxx
videosxxx
muy zorras
petardas
youjizz
videosxxx
xxxvideos
videos porno

Una mamada bajo la mesa

Arrodillada bajo la mesa, le bajo la cremallera del pantalón. Él parece no inmutarse, pero sé que lo está disfrutando tanto como yo. Extraigo su sexo, que empieza a erguirse sólo con imaginar que mi boca empezará pronto a chuparlo. Él suspira, el teléfono suena y yo aprovecho el momento para lamer el glande, masajeo el tronco y oigo como él pregunta:

¿Diga?

….

¡Ah, hola, cielo! – Oigo que responde. Sin duda debe ser su mujer, y eso hace este momento aún más excitante, más morboso.

Siento como mi sexo humedecerse y apreso el glande con mi boca. Él se revuelve en la silla, pero trata de mantener la compostura y oigo que dice:

Lo que tu quieras, cariño – una sonrisa malévola se dibuja en mi rostro. ¡Lástima que él no pueda verla!

Chupo el glande, mientras con una mano masajeo sus huevos. Pablo se coloca más cómodamente en la silla y sigue hablando por el teléfono:

Claro que sí, cie… – me introduzco la mitad de su verga en la boca y chupeteo, extrayéndolo luego – …lo, ya voy… yo a por el niño.

Me excita pensar que ella está al otro lado de la línea, hablando con su querido esposo, sin imaginar lo que sucede entre sus piernas. Vuelvo de nuevo a introducirme su pene en la boca hasta la mitad y así repito la operación varias veces, cada vez más rápidamente.

No pasa nada, cielo… – Pablo trata de mantener la compostura, a pesar de sentir la humedad de mi boca succionando su sexo y de la excitación que eso, sin duda, le produce – … estoy… trabajando.

Su pene está cada vez más duro e hinchado, llena mi boca por completo y sé que cada vez le resulta más difícil tratar de no gemir ni dar señales de que le gusta lo que le estoy haciendo.

Sigo chupando, moviendo mi boca arriba y abajo, masajeando sus huevos con una mano.

Cielo… tengo… que seguir… trabajando – se le escapa un suspiro, justo en el instante en que siento el sabor de su líquido preseminal en mi lengua.

…. vale… cielo… hasta luego.

Por fin cuelga y posa sus manos sobre mi cabeza para imprimirle un ritmo más rápido a mis mamadas

Aprieto su cabeza contra mi sexo, para sentir más profundamente su boca alrededor de mi sexo. Ella chupa, mientras yo me revuelvo en la silla sintiendo el placer que me proporciona. Suspiro, por fin puedo gemir, dar señales de lo bien que me lo estoy pasando al sentir su boca alrededor de mi sexo. Miro el teléfono deseando que no llame nadie más.

Siento su tibia lengua recorrer el tronco y me convulsiono irremediablemente, ahora ha llegado a mis huevos y los chupa, se los mete en la boca, mientras mis dedos se enredan en su pelo. Si sigue así, sé que me voy a correr irremediablemente y que nada podrá parar este río de placer que sólo ella sabe hacerme sentir.

Es una maestra usando su boca y me vuelve loco, gimo. Siento como vuelve a lamer el tronco y como se introduce otra vez el glande en la boca. Lo chupa, se introduce mi verga casi hasta la mitad, y veo las estrellas cuando siento mi glande chocando contra su paladar. Hace que sus labios resbalen por el tronco y suban y bajen, una y otra vez. Casi he perdido el mundo de vista, pues empiezo a sentir el placer recorriendo mi sexo y extendiéndose hasta mi columna. Sujeto su cabeza firmemente para que no la aparte, me convulsiono, sintiendo como mi cuerpo empieza a derramar el elixir que ella traga habidamente, lame, traga, limpia mi sexo y la sensación de placer y bienestar me llena. Cuando termina, me mira desde sus ojos azules, acerco mi boca la suya y nos besamos.

Ella sale de debajo de la mesa. Se arregla la ropa y con un simple:

Nos vemos más tarde – sale de mi despacho sin darme tiempo a la revancha.

Ella es así y eso es lo que me vuelve loco.

beeg
keezmovies
xhamster
xvideos
redtube
rubias19
maduras
zorras
xxx
videosxxx
muy zorras
petardas
youjizz
videosxxx
xxxvideos
videos porno

Polvazo en el taxi

La chavala iba acompañada por dos chicos aparentemente mayores que ella, tendría apenas18 añitos y una carita de no haber roto un plato en su vida, de tez blanquecina, cabello castaño claro, liso hasta los hombros. A su izquierda se sentó el feo y al otro lado el guapito que llevaba la voz cantante. Ambos de unos 22 o 23 años.

A los 2 minutos, escuché un poco de barullo, así que levanté la vista para observar que estaba pasando ahí detrás.

-Para!, nuuu, déjame. Ya está bien nuuu. –Se quejaba ella-

El guapito tenía la mano sobre su pierna, subiéndola hasta llegar a su mini falda de colegiala, intentaba magrearle las tetitas. A ella parecía gustarle un poco, pero igual se quejaba, apartando esas manazas de sus pechos. El feo miraba perplejo, se frotaba la polla haciendo amagos de cogerle la manita a la nena para que se la tocara por fuera, el otro ya sujetaba la mano de la chica, restregándosela por el paquete, su amigo quería imitarle, pero ella parecía oponer resistencia. Cuando el guapo comenzó a besarla y sus enormes manazas se colaron por blusa, pellizcando suavemente sus pezones, el feo tuvo la oportunidad de agarrarle la otra mano y así comenzar a frotarse con ella. El guapo ni corto ni perezoso hurgaba bajo su falda, intentaban disimular, pero se dejaban llevar por la pasión. Yo me estaba poniendo toda loca, me comencé a tocar también, deslicé mi mano bajo mis pantalones y comencé a estimular mi mojado clítoris.

Mientras tanto ellos, pasaron a la acción, obviamente, el guapo tenía toda su mano bajo esa minúscula faldita de cuadros, sus lenguas estaban enroscadas, el feo tenía su impresionante verga asomada, dura como una piedra. En su blusa se podía apreciar un gran relieve provocado por unas manos que sobaban incesantemente en su interior.

Tuve que dejar de mirar por el retrovisor, eso comenzaba a ponerse peligroso, para mi era una fuerza mayor, estaba cada vez más excitada, mi masturbación no cesaba.

Sin poder contenerme, volví a contemplar la escena, estaba al rojo vivo. La chavala se la comía al feo, mientras, el otro sentado en el suelo con la cabeza bajo sus faldas, devoraba su sexo. Ella subía y bajaba muy deprisa, tragando esa tremenda verga, yo me frotaba lujuriosamente y seguí mirando hacia delante, me pasé de entrada así que decidí rodear otra vez por la autopista.

Levanté cabeza y en ese instante vi lo que me esperaba, la chavala medio tumbada con una polla penetrándola bajo su falda y ella siguiendo con la mamada. Me estremecí, esa imagen se me quedó guardada, una imagen fotográfica que hizo que mientras seguía mirando la calzada, empezara a correrme, mi vulva estaba empapada, mi clítoris temblaba y mi orgasmo casi rezumaba por mi boca, pero yo, disimulada, pude evitar que esos descarados, descubrieran el placer que me habían proporcionado.

beeg
keezmovies
xhamster
xvideos
redtube
rubias19
maduras
zorras
xxx
videosxxx
muy zorras
petardas
youjizz
videosxxx
xxxvideos
videos porno